Nullamlacus dui ipsum

Nullamlacus dui ipsum conseque loborttis non euisque morbi penas dapibulum orna. Urnaultrices quis curabitur phasellentesque congue magnis vestibulum quismodo nulla et feugiat. Adipisciniapellentum leo ut consequam ris felit elit id nibh sociis malesuada.

Continue Reading »

Teachers Login Here

Teachers Login Form

 

Pupils Login Here

Pupils Login Form

 



Sensei Usui

A mediados del siglo XIX el japonés MIKAO USUI fue el redescubridor de la técnica.


Él dirigía una universidad en Kyoto donde tambien enseñaba. Uno de sus estudiantes le pregunto si el creía fehacientemente que Jesús sanaba por imposición de manos, el Dr Usui contesto afirmativamente.


También pregunto si había presenciado alguna vez un acontecimiento parecido, el Doctor Usui tuvo que admitir que no. como en Japón la cultura en general se apoya en la filosofía budista, la cual cree por certeza y no por fe, como sucede en la ideología cristiana, el Dr Usui renunció a su puesto por no poder cumplir con las necesidades de sus alumnos y para buscar dicho conocimiento.


En busca de este conocimiento viajo a EE.UU a estudiar lenguas antiguas para poder interpretar los textos acerca de las curaciones de Jesús. No hallo nada en el nuevo testamento y todas las crónicas que relataban sus milagros se habían extraviado. Lo que si encontró fueron indicios de milagros similares hechos por Buda en el Sutra del Loto de la buena ley.


El Dr Usui regreso al Japón donde estudio sánscrito para luego viajar al tibet y consultar directamente de las fuentes originales en los LAMASTERIOS, donde se alojo con el conocimiento adquirido creyó saber todo sobre estas técnicas, pero se dio cuenta que le faltaba la más importante, la activación energética, por parte de un maestro iniciado (iniciación).


Nuevamente de regreso en Japón decidió ascender al monte KURAMA, montaña sagrada del Japón, y comenzar un ayuno de 21 días con el fin de obtener la iniciación. Hasta el día vigésimo primero no había sucedido nada pero el seguía rezando con fervor.


De pronto una luz parpadeante cayo sobre el, Usui asustado quiso huir pero logro serenarse y aceptar que quizás era la señal que estaba esperando al recibir el impacto de la luz en su frente pudo ver varias esferas multicolores, conteniendo cada una de ellas una letra en sánscrito en color dorado, esas letras fueron apareciendo una a una para que Usui pudiera recordarlas.


Saliendo del trance en el que estaba Usui emprendió el descenso del monte kurama, lo primero que noto fue que tenía la fuerza necesaria para caminar y hasta correr, a pesar del ayuno prolongado. Mientras bajaba tropezó con una piedra y se lesiono un pie, coloco sus manos sobre la herida, entonces la hemorragia y el dolor desaparecieron rápidamente.


Por medio de imposición de manos el Dr Usui trabajo largos años con mendigos devolviéndoles la integridad para trabajar y cuidar a sus familias. Al observar que muchos de ellos volvían a sus antiguas vidas el Dr Usui cambio radicalmente su manera de prestar servicio de reiki. Ya que no solo bastaba con sanar el cuerpo físico si no que había que incluir también al espíritu.


Al morir el doctor USUI en 1920 lego su titulo de gran maestro al Dr SHUJIRO HAYASHI quien fundo una pequeña clínica en Tokio donde trataba enfermedades graves (como el cáncer) mediante la combinación de reiki con regimenes alimenticios. De esta manera conoció a HAWAYO TAKATA quien aquejaba todo tipo de dolencias, fue sanando en la clínica y quedo fascinada con el sistema REIKI hasta tal punto que se inicio en el primer nivel y ofrecía servicio en la clínica.


Con el tiempo la señora Takata llego a ser maestra reiki siendo la sucesora del gran maestro doctor Shujiro Hayashi. Hawayo Takata inicio a mas de 20 maestros Reiki quienes llegaron a Canadá, .EE.UU y América latina. De esta manera el reiki se propago en todo el mundo llegando hasta nosotros en estos días, donde más se necesita DAR Y RECIBIR AMOR.